Hola, mi nombre es Francisco de Asís Moya Hiniesta. Soy de Sevilla. Haber vivido desde mi infancia al lado del parque de María Luisa, en el barrio de El Porvenir, me ha influido en mi amor a la Naturaleza. En C.O.U. como alumno de Historia de la Medicina, visité el Hospital Universitario San Pablo y quedé fascinado con la cirugía, el ambiente hospitalario y las consultas médicas. Esto reafirmó mi deseo de estudiar Medicina. Inicié con dieciséis años mis estudios en la Facultad de Medicina de Sevilla. Tuve la gran suerte de que ese año, 1974, se abrió el Hospital Universitario “Virgen Macarena” y me permitió tener una buena formación clínica siendo interno en el Servicio de Obstetricia y Ginecología y en el de Nefrología, durante varios años. Estaré profundamente agradecido a los diferentes catedráticos y profesores por sus enseñanzas, por el respeto al animal de laboratorio y a los pacientes. Recuerdo con tanta ilusión mis estudios de Medicina, que hoy es el motor para desarrollar mi profesión buscando siempre la verdad y siguiendo el camino que nos ofrece la Ciencia. Ese fue el mejor regalo que me ofrecieron mis maestros en la Facultad. Y junto a las enseñanzas de Montessori y de Piaget, que me inculcó mi padre, contribuyó a que siempre tuviera una visión integral de la persona y un espíritu científico a la hora de seguir cualquier teoría en relación con la salud.

Estudiando Medicina, me inicié en el yoga y la meditación con una formación que se realizaba en la Facultad de Medicina de Sevilla a través de la cátedra de Radiología y Medicina Física que dirigía el Prof. Dr. Juan Ramón Zaragoza Rubira. Esto me inició en los estudios de la Medicina Naturista y me formé en diversos cursos con la Asociación Española de Médicos Naturistas, que presidía el Dr. Silverio Palafox. Conocí los escritos del Dr. Letamendi y personalmente al Dr. Eduardo Alfonso, médico madrileño referente en los estudios de la medicina naturista.

Visitando como voluntariado el Hospital psiquiátrico de Miraflores, me inicié en los estudios de psicología y psiquiatría, pero buscaba una Medicina que también tratara el cuerpo, por lo que en mi búsqueda de una medicina humanista que contemplara a la persona como una unidad en cuerpo, alma y espíritu, como aprendí en mis estudios sobre Filosofía Aristotélica, encontré que la Medicina Homeopática respondía a mi anhelo y vocación médica.

En 1982 decidí estudiar en la Academia Médica Homeopática de Barcelona y conocí al gran maestro argentino Dr. Tomás Pablo Paschero, que su cientificidad, humanismo y amor por la Medicina orientó mi camino profesional hacia la Homeopatía. También por esa época, conocí al Dr. Criollo Herrada, discípulo del maestro Dr. Proceso Sánchez Ortega, fundador de Homeopatía de México A.C. Fundamos en Sevilla la Asociación de Médicos Homeópatas de Andalucía e iniciamos cursos de formación en Medicina Homeopática en el Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla. Fue esencial el apoyo que siempre nos brindaron el Dr. Rafael Barroso, que era presidente del Colegio sevillano y el Prof. Dr. Juan Ramón Zaragoza, catedrático de Radiología y Medicina Física.

La figura del Dr. Proceso Sánchez me impactó tanto, por su sabiduría, amor a la ciencia médica, los fundamentos filosóficos y científicos de la Medicina Homeopática que enseñaba en sus clases, que decidí formarme completamente en su Escuela de México y partí para ese lindo país en 1985.

A mi llegada a México, lo primero que hice fue estudiar profundamente el método científico para comprobar si la Homeopatía era una ciencia y cumplía con los criterios que se establece para considerar que una disciplina es científica.

La primera clase que recibí del Dr. Proceso Sánchez fue sobre un paciente que padecía de cefaleas y nos hizo un estudio diferencial de todas las posibles causas definiendo todas las patologías neurológicas y vasculares que podían originarla. Quedé maravillado ante la magnífica síntesis de neurología y patología vascular que nos transmitió en su clase. Y después decía: “Hay que saber todo lo relacionado con la enfermedad, pero lo esencial es entender al enfermo, saber que es lo digno de curar”.

Fue una formación muy seria, acompañada de clases prácticas en los dispensarios médicos y participando en congresos y simposios que nos relacionó con las autoridades del mundo homeopático

Después de comprobar que la Medicina Homeopática era una Ciencia y disfrutar de las enseñanzas del Dr. Proceso Sánchez, decidí dedicar mi vida al estudio y práctica de la Homeopatía.

A mi regreso a España, organizamos en 1987, desde la Sección Colegial de Homeopatía y la Asociación de Médicos Homeópatas de Andalucía, un Postgrado de Homeopatía en el Colegio Médico de Sevilla con el apoyo de la Cátedra de Radiología y Medicina Física e impartido por la escuela “Homeopatía de México A.C”, que dirigía el Dr. Sánchez Ortega. Acompañaron a sus enseñanzas la Dra. Gloria A, Dr. Fernando D, Dr. Julio Palau, magnífico dermatólogo, Dr. Rogelio A. Y tuve el honor, junto a otros compañeros, de contribuir mediante seminarios, a la formación de más de cuarenta médicos jóvenes en la Medicina Homeopática.

En 1990 la Academia Médico Homeopática de Barcelona organizó el 45 Congreso Mundial de la Liga Médico Homeopática Internacional y su Primer Centenario. Tuvimos el honor los organizadores, de ser recibidos por S.M. El Rey D. Juan Carlos, que manifestó su apoyo a la Medicina Homeopática, como así lo hiciera el Rey Balduino de Bélgica. También nos entregaron la Medalla de oro con motivo del Centenario de la Academia.

A partir de aquí, se inició mi actividad docente y de conferenciante en diferentes partes del mundo.

Fundé la Escuela Hispanoamericana de Homeopatía “Samuel Hahnemann” como Grupo Correspondiente de la prestigiosa Asociación “Homeopatía de México A.C”, que dirigía el Dr. Proceso Sánchez Ortega.

Pude organizar en el Colegio Médico de Sevilla varios cursos de introducción, de materia médica comparada y ciclos intensivos de postgrado en Medicina Homeopática. Fue muy agradable contribuir a la formación de muchos médicos jóvenes en la Homeopatía y realizar la docencia junto al ilustre Dr. Proceso Sánchez, Dra. Rosario Sánchez, Dr. Antonio Sánchez, Dr. Edgar Godoy, Dr. René Torres, Dra. Edwiges Sánchez.

Mi participación en los Congresos de la Liga Médico Homeopática Internacional de Barcelona, Rusia, México, Ecuador, Suiza, Paris…ha supuesto una gran satisfacción y ha permitido la difusión de la Medicina Homeopática en la Comunidad Internacional, así como el intercambio científico de los trabajos y casos clínicos presentados en los diferentes eventos.

Mi estrecha relación con Homeopatía de México A.C. me llevó a participar en numerosas Asambleas Generales y Encuentros Internacionales, representando a España, siendo muy emotivos los Homenajes realizados al maestro Dr. Proceso Sánchez Ortega.

Mediante la creación del grupo Homeopatía Solidaria hemos podido organizar en el Colegio Médico de Sevilla varias ediciones de Simposio Solidario de Homeopatía y Psicosomática.

Haber sido profesor de la asignatura Fundamentos Básicos de la Medicina Homeopática en Ciencias de la Salud durante muchos años, me permitió dar a conocer la Homeopatía a los estudiantes y tengo muy buenos recuerdos de todo el alumnado.

Como director del Curso de Experto en Homeopatía para la cooperación con el tercer mundo pude realizar acuerdos de cooperación con diversos países, especialmente con Perú, país con el que seguimos realizando actividades sanitarias en pro de la salud y la solidaridad.

En la actualidad estoy trabajando en la Investigación Homeopática a través del Grupo Docente y de Investigación en Medicina Homeopática “Dr. Proceso Sánchez Ortega y la Federación Española de Médicos Homeópatas