CONFLICTO FAMILIAR

Con la Terapia Familiar Sistémica se ayuda a las familias a resolver sus dificultades, las diferencias entre las personas que componen el nucleo familiar y se aporta recursos para establecer relaciones mas cercanas que posibilitan que se ayuden entre sí.

Con esta terapia se permite que se expresen los pensamientos y emociones en un ambiente seguro donde se comprenden las experiencias y punto de vista de cada integrante de la familia, se valoran las necesidades y se construyen las bases necesarias para realizar cambios que mejoran las relaciones y la vida personal.

El objetivo fundamental de la Terapia Familiar Sistémica es corregir las dificultades en la dinámica familiar, modificando las interacciones que dificultan la armonía familiar.

Los conflictos familiares más frecuentes son originados por problemas de comunicación familiar, situaciones de separación, divorcio, violencia doméstica, abuso de drogas o alcohol, dificultades en el comportamiento de los hijos y en las familias adoptivas.

Situaciones de desordenes alimentarios, de traumas, duelo, perdida familiar y problemas de salud mental, se pueden solucionar con la intervención terapéutica familiar.